Los orígenes del ombudsman organizacional

La figura del ombudsman organizacional es relativamente nueva. Desde hace unos años las corporaciones han visto la importancia de contar con un profesional que les ayude a detectar y solucionar diversas situaciones que pueden darse en el seno de la oficina. Sin embargo, en otros países hace tiempo que ya es ampliamente conocida y reconocida.

El ombudsman trabaja en el ámbito empresarial y, por sus funciones, se suele relacionar con el departamento de recursos humanos, aunque no compartan funciones, Pero sus verdaderos orígenes se encuentran en la esfera pública, no privada.

Defensor de derechos humanos

De hecho, las primeras referencias a esta figura se asocian con lo que ahora relacionaríamos con un defensor de los derechos humanos. Concretamente la palabra viene de ombuds (vocero, el que da a conocer noticias) y man (hombre). El término se utilizó por primera vez a principios del siglo XIX en Suecia. La Comisión Constitucional redactora de la Carta Magna estableció esta figura como institución jurídica del sistema sueco.

Desde entonces ha ido evolucionando y aparecido no solo en diversos países, sino también con diferentes matices. Así, entre otros está el del ámbito laboral, que es el que nos compete a nosotros.

En el caso del ombudsman organizacional se mantiene el espíritu de la figura inicial, que tenía capacidad para investigar y analizar situaciones en que pudieran vulnerarse los derechos de cualquier persona. En el ámbito laboral sus funciones son más amplias, puesto que su labor abarca todos los aspectos que puedan suponer un problema en el día a día de una organización.

No cubre únicamente a la posible vulneración de derechos fundamentales, sino que trabaja para que se cree el mejor entorno laboral posible. Y para ello analiza, supervisa y plantea alternativas para que la empresa consiga sus fines.

Su independencia, su gran valor

Tanto el ombudsman original, que trabajaba en la esfera pública, como el empresarial, cuenta con la independencia como uno de sus grandes valores. El primero no dependía del gobierno ni del estado y profesaba su lealtad a los ciudadanos. En el caso del ombudsman organizacional ocurre lo mismo. Se trata de una figura independiente, aunque pueda estar contratado o forme parte de la empresa. Su labor se centra en buscar que todo se encuentre bien en el seno de la organización, sabedor de que esto repercutirá en todos los niveles de la misma.

Aunque, como decíamos al principio de este post, la figura del ombudsman organizacional es de reciente creación en España hay otros países en que trabaja con gran éxito desde hace años. Es el caso de Estados Unidos o el Reino Unido. Allí, como están cada vez se ve más aquí, las grandes corporaciones cuentan con un ombudsman, ya sea empleado propio o contratado de manera externa.

Si necesitas contratar una oficina de ombudsman o quieres formar a uno de tus empleados no dudes en contactar con el Centro Europeo del Ombudsman Organizacional.

El trabajo del ombudsman en tiempos de la Covid-19

La Covid-19 ha supuesto un tremendo cambio en nuestras vidas en apenas unos meses. En el ámbito laboral ha sido especialmente significativo, no solo por la incertidumbre que genera el ambiente de incertidumbre económica en que vivimos, sino porque son muchas las empresas que han optado por el teletrabajo, una opción en que muchos se estrenaron. Todo ello puede llevar a un clima laboral enrarecido que, además, no se llega a percibir desde la oficina. Por ello es más importante que nunca la labor del ombudsman organizacional.


Su trabajo también se ha tenido que adaptar a las nuevas circunstancias y escenario. No cabe duda de que teniendo en cuenta que la observación es una de sus herramientas de trabajo más importantes esta queda claramente mermada cuando no se puede ver a diario a los empleados ni sus dinámicas dentro de la empresa.

Sin embargo, existen múltiples maneras de seguir desarrollando su labor con todas las garantías. Si el trabajo diario de la oficina ha podido adaptarse al teletrabajo y que la empresa sea igual de productiva desde las casas de sus empleados la labor del ombudsman también puede hacerlo.

Es cierto que en un primer momento se pueden perder los muchos matices que se pueden detectar en el día a día en la oficina y que para muchos pasan desapercibidos, pero también se pueden apreciar otros. Las nuevas tecnologías, que permiten mantener el contacto a través de videoconferencias, resultan fundamentales para estos profesionales, porque será el modo más efectivo de tomar el pulso a todas las cuestiones que pudieran derivar en problemas.

El acoso laboral en el teletrabajo

Así, es especialmente importante trabajar en la prevención del mobbing laboral, en especial si ya ha habido incidentes previos. Al no estar en la oficina el acosador puede sentirse más libre para increpar a su víctima, con el añadido de que esta se resignará y verá más difícil exponer su situación.

Sin embargo, las nuevas tecnologías pueden ser un alivio. Por una parte, podrá comunicarse con el ombudsman tantas veces como quiera, sin miedo a que otras personas sospechan que está hablando con él.

Entorno seguro y protegido

En circunstancias de teletrabajo el anonimato e intimidad que caracterizan a las conversaciones que un empleado tiene con un ombudsman organizacional son aún más evidentes, porque resulta prácticamente imposible saber que se dan, salvo que alguno de los implicados lo comunique.

Una conversación telefónica, un mail o una charla por teléfono le proporcionarán al empleado el entorno seguro y protegido que necesita para exponer con total libertad sus sensaciones o puntos de vista. A su vez, esto le facilitará al ombudsman conocer la situación real y poder formarse una imagen más real de lo que está sucediendo, así como anticiparse a lo que pueda ocurrir en el futuro.

De esta manera contará con todo lo que necesita para poder desarrollar su trabajo con todas las garantías y favorecer el buen funcionamiento de la empresa, ya sea teletrabajando o de forma presencial.

Errores a evitar desde el departamento de recursos humanos

El departamento de recursos humanos de una organización se puede llegar a convertir, en ocasiones, en un gran cajón desastre en que entran todo tipo de acciones. Se encargan de gestionar contratos, autorizar y planificar vacaciones o resolver los conflictos internos en la empresa., entre otras cuestiones Es por ello que en numerosas ocasiones no se tienen claros cuáles son sus límites y acaban realizando labores propias de un ombudsman organizacional.

Seguir leyendo

4 estrategias de gestión de conflictos internos en la empresa

Las empresas centran la práctica totalidad de sus acciones en obtener una mayor rentabilidad y satisfacción por parte del cliente y/o usuario. Y a la hora de gestionar aspectos relacionados con los trabajadores se centran en aquellos que tienen una repercusión directa sobre su cuenta de resultados, no en conocer a sus trabajadores o qué piensan de la organización. Es por ello que se suele llegar tarde a la hora de gestionar los conflictos internos en la empresa. Un ombudsman organizacional trabajará para evitarlos a través de varias estrategias, en las que nos vamos a centrar en en post de hoy.

Seguir leyendo

¿Qué es la experiencia del empleado?

La experiencia del cliente es un concepto del que seguro has oído hablar. Las empresas vuelcan todos sus esfuerzos en conquistar y satisfacer al cliente dejando de lado, en ocasiones, otros aspectos básicos de la empresas. La experiencia del empleado es una de ellas. El ombudsman organizacional sabe de la importancia que tiene para el buen funcionamiento de la organización. Por eso queremos hablarte de ella en detalle.

Seguir leyendo

El clima laboral: qué es y cómo mejorarlo

El clima laboral es uno de los aspectos a los que hacen referencia los empleados de cualquier empresa cuando se les pregunta por su experiencia en la misma. Todas las organizaciones aspiran a que sea definido como bueno o agradable, porque cuando es malo, incluso raro, es un hándicap y una cuestión a resolver antes de que derive en una gestión de conflictos en la empresa.

Seguir leyendo