El clima laboral: qué es y cómo mejorarlo

El clima laboral es uno de los aspectos a los que hacen referencia los empleados de cualquier empresa cuando se les pregunta por su experiencia en la misma. Todas las organizaciones aspiran a que sea definido como bueno o agradable, porque cuando es malo, incluso raro, es un hándicap y una cuestión a resolver antes de que derive en una gestión de conflictos en la empresa.

Seguir leyendo

Qué hace y qué no hace el ombudsman organizacional

Si estás al día de los mecanismos que resultan fundamentales para el buen funcionamiento de las empresas seguro que has escuchado hablar del ombudsman organizacional. El suyo es uno de los puestos más demandados en la actualidad en las organizaciones, aunque precisamente por ser novedoso puede dar lugar a confusiones respecto a cuáles son sus funciones concretas.

Por ello el post de hoy queremos dedicarlo a resolverte todas esas dudas que puedan haberte surgido y que, de este modo, tengas claro si necesitas un ombudsman en tu empresa.

Para empezar cabe explicar que, aunque puede ser un servicio que se puede contratar de manera externa, el ombudsman suele contar con su oficina propia dentro de la empresa. Si es lo que buscas bastará que la persona designada reciba la formación adecuada para ejercer sus funciones.

Gestión de conflictos

El ombudsman se encargaría de gestionar conflictos o situaciones complicadas que no suelen llegar a los canales formales de la empresa y minan la productividad de la organización. De hecho, entre sus funciones se encuentra la de ser capaz de detectar los posibles contratiempos latentes, para anticiparse a su estallido.

Su intermediación se hace de modo confidencial y garantizando el anonimato de los participantes. La independencia y discreción son dos de sus señas de identidad porque, aunque trabaje codo con codo con el departamento de recursos humanos, no forma parte del mismo.

En ocasiones puede darse cierta confusión respecto a si un ombudsman organizacional realiza las mismas funciones que el personal de recursos humanos pero, como hemos visto, no es el caso, aunque pueda existir cierta relación. Su labor es más independiente y le da acceso a varios niveles de la empresa. Trabaja con los empleados de la organización, pero no gestiona aspectos relacionados con su empleo.

Cómo formarse para ser ombudsman

La figura del ombudsman es bastante reciente en España, pero no cabe duda de que las empresas ya son conscientes del potencial que valor que aporta a sus organizaciones. La labor que realizan en otros países, como Estados Unidos, han demostrado que son clave en numerosas organizaciones.

En caso de querer contar con un ombudsman dentro de la empresa la solución más práctica puede ser formar a alguien específicamente para ello. En el Centro Europeo del Ombudsman Organizacional nos encargamos de dotar al profesional de los conocimientos, procedimientos y habilidades necesarios a través de una formación que puede ser presencial u online y que, incluye, metodología práctica y la participación de tutores expertos.

Los cursos son personalizados, adaptándose a las necesidades de cada uno de los clientes en función de los conocimientos previos que tenga sobre materias tales como resolución de conflictos, comunicación o negociación.

 Si estás buscando ayuda para formar a un ombudsman organizacional que vaya a desarrollar su labor dentro de tu empresa no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de resolver todas las dudas que puedas tener sobre esta figura. Atenderemos tus necesidades específicas y ofreceremos la mejor solución para que cuentes con un ombudsman profesional en la oficina.

La empresa como reflejo de una sociedad más inclusiva

 

El lugar de trabajo es uno de los espacios en que pasa más tiempo a lo largo del día cualquier persona. Por ello es importante que las empresas cuiden las relaciones e interacciones que allí se producen, acudiendo al ombudsman organizacional en caso de que sea necesario.

Aunque hasta hace unos años se veía únicamente como eso: el espacio al que se va a desempeñar unas funciones por las que recibe una remuneración económica, de un tiempo a esta parte se ha constatado que no es únicamente eso. Lo que ocurre en la oficina afecta a los empleados a todos los niveles, no solo el laboral. Y conseguir un espacio seguro y de confianza tiene repercusiones que hacen mella en la entidad y éstas van más allá de los trabajadores.

Imagen que se proyecta al exterior

Todo lo que ocurre en la empresa se refleja en sus empleados, de manera personal, pero también grupal. Esto tiene repercusiones en aspectos productivos y, aunque pueda parecer que no, también en la imagen que de la misma se proyecta hacia el exterior.

Los espacios laborales no dejan de ser un reflejo de la sociedad en que vivimos. Y se repiten allí alguno de los roles y actitudes que vemos en otro tipo de lugares. Únicamente aquellas que sepan adaptarse a esos cambios y que los implementen correctamente en su ‘casa’ serán capaces de estar en condiciones óptimas para afrontar el futuro.

Avanzamos hacia una sociedad más inclusiva, en la que se han dado mucho pasos y aún quedan otros muchos más. Y esto está teniendo reflejo en el mundo laboral. De hecho, que vayan de la mano es lo que permite que esa inclusión sea cada vez más real y efectiva.

La presencia de personas de diferentes edades, razas o capacidades convierten el trabajo en un reflejo de esa sociedad inclusiva a la que aspiramos. Un entorno laboral inclusivo cuenta con varios beneficios: favorece un mejor ambiente de trabajo, una mayor productividad y numerosas ventajas desde el punto de vista de la imagen.

Sin embargo, si no sabe gestionarse esa inclusión del modo correcto también puede dar lugar a conflictos internos. La presencia de personas con diferentes perfiles tiene que ser tratada con naturalidad, pero también evitando marcar las diferencias o favoreciendo una serie de conflictos que, además, pueden permanecer ocultos durante mucho tiempo.

El ombudsman organizacional como aliado en la inserción

La figura del ombudsman organizacional en la empresa puede ser clave para convertir la entidad en verdaderamente inclusiva. Es el primero en descubrir problemas que, aunque estuvieran latentes, no siempre eran visibles para los miembros de la organización.

El hecho de trabajar con la más estricta confidencialidad y ofreciendo a cualquier empleado ser escuchado en un entorno seguro es lo que hace que los problemas de inclusión puedan solucionarse de la manera más rápida y eficaz posible.

Su independencia y neutralidad, así como garantía de anonimato, facilita que los empleados se abran a él y el ombudsman organizacional tenga toda la información que necesita para poder intervenir y atajar un conflicto, incluso antes de que éste exista.

Ombudsman organizacional: el puesto que más demandarán las empresas

Ombudsman organizacional: el puesto que más demandarán las empresas

La cultura empresarial está avanzando hacia organizaciones más equitativas, inclusivas y transparentes. Siguiendo la deriva de Estados Unidos, en nuestro país se prevé la adopción de normativa tendente a promover canales de comunicación informales en las compañías, que complementen a  los puramente formales con los que ya se contaba hasta ahora. Surge así la figura del ombudsman organizacional en España. Al otro lado del Atlántico esta institución ya forma parte del día a día de las compañías más importantes a nivel internacional. Ahora, comienza a extenderse su uso en España por parte de las Organizaciones más conscientes y comprometidas con sus trabajadores. No cabe duda de que el Ombudsman se convertirá en los próximos años en el puesto que más demandarán las empresas.Seguir leyendo